Cuerpo a tierra, que viene la Eurocopa

por Bienvenido Picazo

En ACENTOS, hemos hablado ya unas cuantas veces de los burdos sorteos manipulados que sistemáticamente se hacen en (casi) todos los deportes, pero el que se lleva la palma es el fútbol donde ya no se hacen. Semanas antes de los actos, televisados vía satélite a todo el mundo, todos sabemos contra quién no va a jugar tal o cual equipo o contra quién va a jugar. No hay que tener muchas dotes adivinatorias. Los amaños son necesarios para que las televisiones y los patrocinadores duerman tranquilos. Con tanto lío, la competición pura y dura ya no existe y el espectador medio se malicia que hasta los octavos de final no merece la pena ponerse delante del televisor. Para evitar deserciones, las casas comerciales y la vergonzante prensa especializada llevan meses hablándonos de la Eurocopa. En América de la Copa América, que viene a ser lo mismo. Ahora la UEFA se está planteando lavarle la cara a la primera fase de la Liga de Campeones porque, con tanta trampa, se les ha ido la mano y las primera fases suelen resultar soporíferas; más allá del interés que tenga el forofo por su equipo. Están aburriendo al aficionado neutral, si es que ese maridaje se da en el balompié. El azar y la competición han pasado a mejor vida. Va a costar reanimar al moribundo. Hablarles de la cantidad de partidos sin interés -salvo para los friquis habituales-, que vamos a soportar a partir del viernes es ejercicio pueril. Salvo los tres partidos de España y, sólo por el qué dirán, pues qué quieren que les diga, hay muchas cosas mucho más importantes que hacer, incluso ver otro tipo de eventos o pasear o hacer deporte. Va a ser imposible, pero como aquí nos estrellamos siempre contra molinos de viento, vamos a soñar con que Albania o Islandia o, algún otro desheredado, dé un susto a Francia o a Cristiano Ronaldo. Tarea harto imposible ya queda dicho, pero -como diría un castizo-, soñemos que es gerundio. España tiene a la República Checa a Turquía y a Croacia como rivales en el Grupo D. Iba a decir primeros rivales, pero se me antoja que, como ya sucediera en el mundial de Brasil, no habrá más. El grupo es muy igualado y el Marqués muy limitado, con lo que ojalá y me equivoque y España vuelva a coronarse por tercera vez consecutiva, pero yo ya no creo en los Reyes Magos. De hecho no tengo conciencia de haberlo hecho nunca.
En Bélgica hemos llegado sin mayores novedades al mes de junio, con lo que eso quiere decir, que el aeropuerto sigue provisional y las autoridades competentes, molestando premeditadamente a la población autóctona y a la flotante. El país sigue con su aire provisional de siempre, pero junio y el verano están de vuelta. A ver si el estío nos regala unas semanas de luz y calor, que falta nos está haciendo después de haber pasado un año particularmente difícil.